diálogos ciudadanos


Se trata de un mecanismo de participación pública diseñado como forma de deliberación cara a cara. Se utiliza para tratar temas que no están claramente posicionados en la opinión pública y cuyas percepciones, actitudes u opiniones individuales al respecto no están firmemente establecidas. El diálogo con otros, y la deliberación, permiten tratar esos temas (y establecer posiciones individuales y colectivas) de una forma más profunda y sin evitar las controversias de valores que reflejan (aunque previamente las personas no hubiesen reflexionado sobre ello). Sirve para identificar áreas (dimensiones) de interés para informar políticas públicas, así como para analizar cómo cambian las visiones individuales en el proceso de diálogo, lo que implica, necesariamente, hacerse cargo de los conflictos que se pueden generar con las distintas preferencias e intereses.

Se selecciona una muestra representativa de 42 personas que surge de un muestreo aleatorio y que se conforma para buscar diversidad y pluralidad de voces. Los participantes trabajarán en grupos estables y en plenarias durante un día con un formato de diálogo estructurado. Las 42 personas son ciudadanos no organizados (integrantes de lo que se puede llamar público en general) que no representan intereses particulares (con excepción quizás de los propios). No participan en representación de organización, colectivo o grupo de presión particular. Deberán representar lo más fiel posible demográficamente a la sociedad: edad, género, ingresos, nivel de instrucción, procedencia, ocupación.

Se desarrollarán dos Diálogos Ciudadanos, uno en Tacuarembó y otro en Montevideo, los días 13 y 27 de junio respectivamente.


contacto

*Campos obligatorios